El Origen y sus 5 lecciones para alcanzar tus objetivos

 

Si hay una película que podría ver mil y un veces, esa es “El Origen” o “Inception” . Tiene de todo lo que me encanta: Acción, suspenso, drama, ficción pero sobretodo un fantástico e inteligente guión.

Los finales abiertos a interpretación del director Christopher Nolan, causan desconcierto, antipatía y fascinación al mismo tiempo, y este no es la excepción. ¿Realmente Cobb despertó o sigue soñando? Nunca lo sabremos; y como este no es un blog de cine sino de coaching y desarrollo personal quiero compartir contigo, más que teorías sobre el final de la película, las lecciones que aprendí de la misma, pero primero un pequeño resumen lleno de spoilers  (La película es del 2010 así que no creo que haya problema con eso)

“Dom Cobb (Leonardo DiCaprio)  se introduce en los sueños de sus víctimas y les roba secretos del mundo corporativo para venderlos a sus competidores. En consecuencia, lo tienen en la mira y está en constante peligro y por ello no puede regresar a los Estados Unidos donde sus hijos lo esperan. Por tan peculiar habilidad, el empresario Saito (Ken Watanabe) lo recluta para su última misión, que de resultar exitosa le daría pase libre para regresar a su ansiado hogar. Pero esta misión es más complicada que las demás, pues no robará un secreto, sino que debe hacer un “Origen”, es decir, implantar una idea en el subconsciente de Robert Fisher (Cillian Murphy) heredero de una multinacional, quien se ha convertido en un peligro para Saito. Cobb y su equipo se preparan meticulosamente para la misión, pero no toman en cuenta un riesgo incalculable: la proyección mental de Mal (Marion Cotillard), la difunta esposa de Cobb, quien aún ronda sus más profundos pensamientos…”

Aquí las 5 lecciones para alcanzar tus objetivos que aprendí de El Origen

1. Necesitas aliados

Cobb conoce el complejo proceso para entrar en la mente de una persona a través de los sueños, pero sabe que para lograr hacer un “Origen” requiere las habilidades específicas de otras personas  y forma un equipo con ellas. Recluta a  Arthur (Joseph Gordon – Levitt)  socio clave responsable de investigar y definir cada detalle del plan. Eames (Tom Hardy), un falsificador que puede cambiar su apariencia en los sueños; Yusuf (Dileep Rao), un químico desarrollador de sedantes, ya que para llevar a cabo el origen necesitan un potente sedante para que los sueños no se vengan abajo, y la nueva arquitecta del mundo de los sueños, Ariadne (Ellen Page).

Como dice un conocido dicho: “Si quieres llegar rápido ve solo, si quieres llegas lejos ve en equipo”. Mientras más grande sea tu sueño necesitarás más aliados estratégicos para alcanzarlo.

Pregunta: ¿Tienes aliados para alcanzar tus objetivos? Haz una lista de personas claves y pon una fecha para reunirte con ellas. ¡Es clave!

2.Necesitas un plan

Coob reúne a su equipo y ensayan juntos distintas estrategias para entrar en el mundo de los sueños de Maurice Fisher e implantar en su subconsciente una idea que lo persuada a disolver el imperio económico de su padre. Es sumamente interesante ver como ensayan en cada nivel de sueño y se plantean las diversas complicaciones que se podrían presentar.

Esto me recuerda otro dicho: “Fracasar en la preparación es prepararse para el fracaso”. Sin duda, si deseas llegar a tu objetivo no basta con una gran actitud: Necesitas un plan detallado, conocer tus recursos e imaginar los posibles obstáculos a los que te enfrentarás.

Pregunta: ¿Tienes un plan? Pues es tiempo de hacerlo ya. Haz una lista de pasos para llegar a tu objetivo, ponle fechas, y haz un FODA para que seas conscientes de tus fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas y ponte en marcha.

3.Necesitas desarrollar tu intuición e improvisación

Ya en plena misión y dentro de la mente de Robert Fisher se topan con un tremendo imprevisto: Él ha sido entrenado mentalmente para que su subconsciente se defienda de ladrones de información. Es entonces cuando Cobb recurre a un recurso inesperado: El Sr Charles.

Y consiste en hacer que la víctima se dé cuenta de que está dentro de un sueño y crea que el extractor (Cobb), es el Sr. Charles,  una proyección de su subconsciente que se encarga de defenderlo. Al ganarse la confianza de Fisher, Cobb puede aliarse con él junto a todo su equipo y hacer que el sujeto se ponga en contra de sus verdaderas proyecciones. Una idea que el equipo no aprueba por ser demasiado arriesgada pero que funciona y les permite avanzar al siguiente nivel de la misión.

Así como tener una gran actitud no basta, tampoco basta tener un gran plan. Cuando te encuentres en “la cancha” te sorprenderán imprevistos y necesitarás reaccionar rápidamente y salirte de tu estructurado plan. Para ello necesitas desarrollar tu intuición, confiar en ella y tener un as bajo la manga. La astucia muchas veces supera obstáculos para los que la planificación lógica y racional no son suficientes.

Pregunta: ¿Qué tan buena es tu intuición e improvisación? Date la oportunidad para utilizarlas una y otra vez y así las entrenarás.

4.Necesitas feedback

Ariadne, la nueva arquitecta de los sueños parte del equipo,  poco a poco va desarrollando una relación de confianza con Cobb y se entera de su más oscuro secreto: Mal, su difunta esposa, irrumpe como una proyección de su subconsciente y está fuera de control, siendo un riesgo para toda la misión. Ella confronta a Cobb y le advierte lo peligroso de la situación,  protege al equipo y ayuda al mismo Cobb a liberarse de Mal al final de la película.

No importa cuán inteligente seas, cuanta experiencia tengas o cuan calificado estés para determinada tarea, todos tenemos puntos ciegos y necesitamos personas de confianza a quienes les demos permiso para que nos den feedback y nos señalen aquellas cosas que nos están limitando. Si no eres bueno recibiendo retroalimentación te animo a que no  personalices las opiniones de otros, sino que las observes objetivamente y extraigas de ellas lecciones que te permitirán superarte y alcanzar tus objetivos.

Pregunta: ¿Qué tan bien recibes el feedback? Piensa en una persona en la que confíes y de la cual puedas escuchar opiniones sin ponerte a la defensiva.

5.Necesitas soltar el pasado

Evidentemente Cobb no ha concluído el duelo por la muerte de su esposa y por ello Mal aparece en forma de proyecciones mentales agresivas, lo cual constituye el principal obstáculo no sólo en la misión,  sino en su propia vida. La culpa por, sin quererlo,  inducir a Mal al suicido es una emoción que lo consume desde los niveles más profundos de su subconsciente y sin duda necesita liberarse de ella.  De hecho, hay una teoría nada descabellada que señala que el objetivo de toda la película no es hacer el origen a Maurice Fisher sino al mismo Cobb y liberarlo de la idea que definía su vida: “Tú mataste a Mal y por ello no puedes ver a tus hijos a la cara. Tú eres culpable y los culpables no merecen nada bueno”. Vemos al final de la película que Cobb logra su tan ansiado anhelo: Reencontrarse con sus hijos; y ello sólo se consigue después de su catarsis, perdón y reconciliación consigo mismo. Si el encuentro con ellos fue real o no nunca lo sabremos, pero la esencia del mensaje es muy clara: Es tiempo de perdonarte y soltar el pasado.

Si hay algo que obstaculizará tu camino al éxito y a la felicidad más que nada será la culpa o el resentimiento. Necesitas perdonar y perdonarte, necesitas aceptar que no eres perfecto y que nadie lo es y desde esa realidad avanzar extrayendo lecciones que te prepararán para subir el próximo escalón.

Pregunta: ¿A quién necesitas perdonar? Haz una lista de personas a las que necesitas perdonar y si es preciso ponte en dicha  lista y empieza a trabajar en ello. Perdonar no es UN camino hacia la paz y la felicidad, es el ÚNICO camino.

Mariana Melgar Canales

Coach Directora de Despierta